Get Adobe Flash player

 

 

 

 


 

Factura Electronica -Proveedor electronica

Dian adopción de la facturación electrónica.

 

 

 

 

 

 

El nuevo sistema también es aplicable a otras operaciones como pagos de nómina, exportaciones, importaciones y los desembolsos a favor de los no responsables del IVA.

 

 

 

 

 


La factura digital tiene piso legal desde el 2015, cuando la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) expidió el Decreto 2242, con el que estableció las condiciones para masificarla y ejercer un mayor control fiscal.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Aunque la Reforma Tributaria del 2016 la incluyó, la recién sancionada ley de financiamiento del 2018 refuerza la facultad de esa entidad para validar y realizar la trazabilidad (seguimiento) de ese tipo de documento. 

 

 

 

 

 

Incluso la ponencia del proyecto de ley consignó que los congresistas consideran importante que se implemente la factura electrónica lo más pronto posible, para no seguir difiriendo la fiscalización tributaria y controlar la evasión tributaria en el país.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Dicha ley también señala que solo hasta el 1 de julio del año 2019, las empresas y personas obligadas a facturar de manera electrónica en la fecha prevista podrán ser sancionadas si no lo hacen en el primer semestre. Pero deben comprobar problemas tecnológicos o razones de inconveniencia comercial para no cumplir con esta nueva obligación. 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Según la Dian, alrededor de 450.000 empresas y comercios, entre compañías y personas naturales existentes en el país, deberán asumir desde el 1.° de enero del 2020 la facturación electrónica.

 

 

 

 

 

Esto debido a que estableció que las personas y empresas que no pertenezcan al primer grupo de contribuyentes y recaudadores deben empezar a hacerlo de forma progresiva.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

No obstante, los plazos a lo largo del 2019 dependerán de la actividad económica de estas y del cronograma que será revelado en los próximos días por la autoridad tributaria. 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Por ello, se considera que será a partir del segundo semestre del 2019, y de forma gradual, que entrará en vigencia la norma para la mayoría de compañías y personas obligadas a facturar.
Este año también se realizarán las pruebas para que el sistema quede listo, teniendo en cuenta el modelo de validación que desarrolle la Dian. Bajo ese nuevo modelo también se verificará la factura electrónica antes de ser entregada al adquirente.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Cabe recordar que en la fase actual del proceso la información es verificada por la Dian luego de su generación en un establecimiento, mientras que en la segunda etapa la idea es que se realice en tiempo real. Es decir, con el nuevo sistema no será necesario acudir a un tercero para validarla. Sin embargo, según la norma, cuando no pueda llevarse a cabo la validación previa de la factura electrónica, por razones tecnológicas atribuibles a la Dian o a un proveedor autorizado, su emisor está facultado para entregar al comprador el aval previo.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

No obstante, deberá enviar a la Dian o al proveedor autorizado, para su validación, el documento dentro de las 48 horas siguientes, contadas a partir del momento en que se solucionen los problemas.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

En todos los casos, la responsabilidad de la entrega de la factura electrónica para su validación y la entrega al comprador, una vez esta sea validada, corresponde a la empresa o persona obligada a expedirla.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

La presidenta de Acopi –organización que agrupa alrededor de 10.000 empresas en el país–, Rosmery Quintero Castro, considera que la factura electrónica generará menos informalidad en Colombia, entre otros beneficios.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Igualmente, considera que facilitará el factoring (descuento de facturas) para que las empresas obtengan liquidez de manera más rápida y fácil, antes de la redención del documento. Estima que la operación será más transparente y visible y el beneficio del empresario mayor, cuando se realicen ese tipo de transacciones comerciales.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

“La factura digital debe conducir, además, a un menor consumo de papel, energía, tinta y otros costos asociados a la impresión y la elaboración del recibo tradicional”, dice. Pero también reconoce que la autoridad tributaria hace las adecuaciones y negociaciones para aumentar la capacidad de la plataforma de los segmentos de mipymes y las microempresas.

 

 

 

 

 

 

“No podemos evitar más reformas tributarias porque hay recursos billonarios que se eluden y evaden”, dice, y agrega que en Latinoamérica, los países que la han implementado, como Chile, han reducido sus afugias fiscales.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Cuatro claves de esta obligación que debe tener en cuenta

 

 

 

 

 

 

¿Qué es la factura electrónica?

 

 

 

 

 

 

Es, ante todo, una factura con los mismos efectos legales que una en papel, solo que se expide y recibe en formato electrónico.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

¿Qué sanciones hay para quienes no la expidan?

 

 

 

 

 

 

 

Se exponen a severas multas e incluso a la clausura de su negocio o comercio.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

¿Quiénes serán veedores del proceso de facturación digital?

 

 

 

 

 

 

 

Los adquirentes de bienes y servicios, pues son los que tienen derecho al crédito fiscal involucrado en las facturas y podrán verificar que el IVA generado sea el correcto.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

¿Cuál es el ahorro para la economía con este mecanismo?

 

 

 

 

 

 

Se estima en alrededor del 0,42 por ciento del PIB, es decir, unos 3,84 billones de pesos.

 

 

 

 

 

 


REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS. PORTAFOLIO

FacebookTwitter